Marketing de atracción, es un concepto en donde el objetivo es atraer al cliente con contenido útil, relevante y de valor.

Tratando en cierta forma de educar al público y clientes potenciales, convirtiendo la marca en una referencia que influya en el mercado y en la toma de decisiones al momento de la compra.

Evitando la forma invasiva del marketing tradicional pero logrando una comunidad fiel a tus productos.

El inbound Marketing se basa en cuatro etapas.

  1. ATRAER.

Es la forma de generar un público comprometido y realmente inclinado a consumir nuestro producto, para eso debemos construir algo digno de atención que enganche a nuestra audiencia, bien sea a través de la generación de contenidos, técnicas de SEO, redes sociales, entre otros.

  • CONVERTIR

Una vez logrado el interés de los visitantes, hay que convertirlos en oportunidades de venta, tratando de mantener una relación a largo plazo, haciéndolos sentir atendidos, y que son importante para la marca.

Para ello, siempre se debe responder los mensajes, ofrecer contenido relevante y mantener el contacto.

  • CERRAR

Una vez identificados los Leads (potenciales clientes) se necesita saber cuáles son los más interesantes como opción comercial, en función de sus interacciones y comentarios.

3. FIDELIZAR

Cuando ya hayas conseguido clientes, es necesario conservarlos. En esta fase, debes mantenerlos satisfechos, ofrecerles información útil e interesante y cuidar a tus posibles prescriptores para convertir las ventas en recomendaciones.

Finalmente, debes tener en cuenta que, para conseguir ventas a través del inbound marketing, es muy importante la coordinación, por lo que todo debe estar perfectamente integrado.

Síguenos: Instagram y Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *