Apple logró un acuerdo extrajudicial en EE.UU. por el que pagará 113 millones de dólares como compensación por haber ralentizado deliberadamente los modelos antiguos de sus móviles iPhone.

Los demandantes en este caso son una coalición de 33 estados (entre ellos California, Texas, Arizona, Arkansas e Indiana) y el Distrito de Columbia que acusaban a Apple de haber engañado a los clientes y de haber escondido información relevante.

Apple admitió hace ya tiempo que había ralentizado el funcionamiento de modelos de iPhone viejos como el 6 y el 7 mediante las actualizaciones del sistema operativo iOS, con el objetivo de compensar la capacidad más limitada de sus baterías y prevenir así que los dispositivos se sobrecargasen y apagasen.

Sin embargo, muchos consumidores y los gobiernos estadales que consideraron que lo que la multinacional estaba haciendo al ralentizar los modelos antiguos era empeorar su funcionamiento e incentivar así la compra de nuevos teléfonos y baterías, por lo que demandaron a la empresa.

Con información de: Agencia EFE

Sigue nuestras redes sociales: TwitterInstagramFacebook Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *