La Unión Europea aprobó el plan de Google para comprar al fabricante de dispositivos de monitoreo físico Fitbit por 2.100 millones de dólares después de que el gigante tecnológico estadounidense prometiera restringir los datos de los usuarios y garantizar que los teléfonos Android funcionen con otros dispositivos portátiles del tipo “wearable” durante al menos 10 años.

Grupos defensores de los derechos humanos y de los consumidores, que habían pedido a las autoridades que bloquearan el acuerdo al temer que comprometieran la privacidad y violaran el espíritu antimonopolio, reaccionaron con descontento a la decisión. El acuerdo también atrajo el escrutinio en Australia, donde los reguladores de la competencia están analizando una oferta similar de Google.

La comisionada de competencia de la UE, Margrethe Vestager, dijo que aprobó el acuerdo porque los compromisos de Google “garantizarán que el mercado de dispositivos wearables y el incipiente espacio de salud digital permanecerán abiertos y competitivos”.

Google se comprometió a garantizar que los teléfonos que ejecutan su sistema operativo Android puedan seguir funcionando con monitores de actividad física de terceros y acordó no utilizar advertencias ni mensajes de error para afectar negativamente la experiencia del usuario con otros monitores de actividad física.

Fuente: AP

Sigue nuestras redes sociales: TwitterInstagramFacebook Telegram

Marketing Digital, E Commerce, Seo, Mercadeo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *